Tutorial de vídeo sobre la ARRI AMIRA con óptica Canon CN7x17 KAS S

Con cada cambio de año todos nos llenamos de buenos propósitos, elevados ideales, ambiciosos planes de futuro y loables propósitos de enmienda. Por regla general, no tardamos demasiado en percatarnos de que tan encomiables premisas resultan estar “fabricadas del material con el que se hacen los sueños“, como diría el amigo Bogart si esta fuera una obra maestra del cine negro adaptada y dirigida por John Huston en uno de sus mejores esfuerzos. Pero por desgracia para vosotros, ese no es el caso. Y el asunto que nos ocupa es mucho más de andar por casa y de cine de barrio en estado de ruina galopante.

Mi aspiración inflexible e irrenunciable para el 2015 era poder abandonar de una vez por todas este azaroso mundo de la farándula de quinta regional en el que me refugio de las inclemencias del tiempo y del Montoro y abandonarme plenamente al hedonismo más obsceno, al glamour más desbordante y al lujo más decadente. Es decir, reunir el valor para dejar de daros la paliza con mis angustiosas letanías de ciudad dormitorio plomiza y liderar el contrabando de almejas machas en conserva, tarea de gran enjundia y proveedora de pingües beneficios más acorde con mi natural ser.

Mas la carne es débil y el pescado suele oler a ídem, lo que significa que -una vez más- me sentí abocado al desastre y empujado al abismo por los cantos de sirena del equipo de Falco-Films que no decae en su sano propósito de saciar los apetitos innobles y sadomasoquistas de todos aquellos que aún seguís leyendo llegados a este tercer párrafo que pronto será objeto de infausta memoria y placer culpable.

Porque hemos cometido otra atrocidad contra el género humano, tan grave en su osadía como irrisoria en su contenido.

En efecto. Se nos ha escapado otro tutoríal de vídeo -coñazo donde los haya- casi casi sin querer.

En esta ocasión sobre una conocida con la que ya teníamos confianza (para más INRI) pero que ahora viene con montura EF: La ARRI AMIRA.

Y para que el delito fuera aún más abyecto, nos hemos atrevido a combinar esta estupendísima cámara con una óptica versátil, cómoda y con pedigrí dispuesta a batirse en mil batallas de la mano del hidalgo-operador más correoso y salir vivita y coleando: la Canon CN7x17 KAS S Cine Servo. Un tándem que da tanto juego que en Falco les ha faltado tiempo para montar un kit con él.

Captura de pantalla 2015-01-10 a las 4.11.24

Ni cortos ni perezosos buscaron al mayor charlatán del gremio para cantar sus alabanzas, pero se ve que se ha mudado a las Maldivas y no les quedó más remedio que llamar al malo conocido o -lo que es lo mismo- a un servidor. 

Valgan los habituales lamentos y los semblantes más circunspectos, que yo no me extenderé más en lo que de sobras es sabido.

Aquí os dejo otro testamento innecesario, pero no por ello menos sentido para regocijo de insomnes, escarnio de modernillos y secreto goce de maleantes, dividido en cuatro partes -por no perder la costumbre:

PARTE 1:

PARTE 2:

Captura de pantalla 2015-01-10 a las 3.18.02

PARTE 3:

PARTE 4 (Óptica):

Si por ventura vuesas mercedes sobrevivieran a este lance, tengan a bien recoger sus libaciones habituales -y la pastillita correspondiente- en el sanatorio del equipo médico habitual.

 

Anuncios

Algo tendrás que decir a todo este despropósito ¿no?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s