¿El diablo está en los detalles?

La nueva Sony F65 con un objetivo de los que nos hacen babear a menudo.

El pasado día 6, Sony aportó un par de pinceladas nuevas acerca de su buque insignia con sensor CMOS de 8K con resolución real 4K (es decir 4096×2160). Para los amantes de las cifras, dicho sensor tiene aproximadamente 20 megapíxeles en total, ISO 800 y puede dar de salida RAW en 16 bits lineales. Hasta aquí los escasos datos técnicos proporcionados sobre el captor.

Habrá dos modelos diferentes. La F65 y la F65RS (de “Rotary Shutter” u obturador rotatorio). El obturador rotatorio elimina el bendito efecto gelatina derivado del rolling shutter del chip del CMOS y también proporciona una imagen más fluida a 24p.

Según el fabricante nipón el sensor ofrecerá 14 stops de rango dinámico y proporcionará una imagen muy limpia de ruido. Teniendo en cuenta lo que he podido ver en la F3 y en la FS-100 en los últimos meses estoy seguro de que esto último será bastante cierto.

El Grabador SR-R4.

Accesorio imprescindible es el, ya tradicional en Sony, grabador para acoplar al cuerpo de cámara. en este caso, el SR-R4 que puede almacenar datos en RAW (16 bits lineales) en 4K o 2K o también grabar en los diferentes codecs SR a 1080P. Estos codecs (MPEG-4 SStP) son los habituales en cinta HDCAM SR (880 Mbps / 440 Mbps) además de uno nuevo llamado SR Lite (220 Mbps).

La grabación se realiza en las nuevas tarjetas Sony SR, disponibles en capacidades de 256 GB, 512 Gb y 1 TB y con una tasa de transferencia de datos sostenida de 5,5 Gbps. Con la tarjeta de 1 TB tendríamos 1 hora de material en RAW a 24p.

La cosa no se queda ahí porque también habrá tres opciones para ingestar el metraje en nuestros equipos:

1. La Unidad de Transferencia de Datos SR-PC4 (es decir, una especie de lector de tarjetas de alta velocidad vía Ethernet o Ethernet 10 Gig).

2. Una versión para montar en Rack, la SR-PC5 que permite la reproducción de vídeo SR por HD-SDI e integración con magnetos HDCAM-SR.

3. La Unidad de Almacenamiento de Memoria SR-R1000. Para reproducir y grabar varios flujos de HD, 2K o 4K.

El SDK de la cámara está disponible en abierto para todos aquellos desarrolladores que quieran soportarlo. De momento ya hay plugins para AVID y FCP (no, para esa versión no… jejeje…) para sus respectivos codecs SR y un reproductor gratuito para Mac y PC. Vamos, que el flujo de trabajo viene completito.

Un par de extras más a la ecuación:

1. Se podrá operar remotamente por WiFi desde tabletas (incluyendo las nuevas Sony Tablet S y los omnipresentes iPad).

2. Salida HD-SDI con LUT de visionado para monitores con zoom de ayuda al enfoque.

Y, para aquellos acostumbrados a gastarse un número de séis cifras en la F35, la mejor noticia son los precios (en los que el amigo Jim Jannard ha debido influir indirectamente, ejem ejem…):

1. Hasta fin de año se podrá comprar el siguiente bundle llamado F65PACS (Cuerpo F65RS + Visor electrónico en color HDVF-C30WR + Grabador SR-R4 + 1 Tarjeta de memoria SR Sony de 256 GB + la Unidad de Transferencia de Datos SR-PC4) por 85.000 dólares o 75.000 euros.

2. A partir del 1 de enero de 2012:

F65 por 38.000 euros

F65 + visor, por 65.000 dólares

F65RS + visor, por 77.000 dólares.

Grabador SR-R4, por 20.000 dólares.

Anuncios

Un pensamiento en “¿El diablo está en los detalles?

  1. Pingback: El retorno del fotómetro | Julio Gómez

Algo tendrás que decir a todo este despropósito ¿no?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s